La gran mentira de la falta de tiempo

52-1

Seguro que has escuchado muchas veces la queja de «Es que no tengo tiempo». Muchas personas repiten este mantra a diario. Incluso tu y yo lo hemos verbalizado demasiadas veces. En el post de hoy tengo un objetivo: Que tomes conciencia de que el tiempo no se tiene, se utiliza, y lo bien o lo mal que lo utilices te devuelve unos resultados u otros.

Esta semana conversaba con un amigo y en nuestra conversación salió el tema de la falta de tiempo. Mi amigo, sin conocerme bien, me llegó a afirmar que sí yo hacía todo lo que hacía en mi vida era porque «tenía demasiado tiempo libre», que él no tenía tanto tiempo como yo y que por eso el no hacía en su vida todo lo que le gustaría. En mi opinión esta afirmación carece de responsabilidad y sobre todo de un profundo desconocimiento sobre mis hábitos diarios. Este tipo de juicios te los vas a encontrar muchas veces, ya que este tipo de personas se quedan con lo que ya saben y prejuzgan en base a esa información en lugar de interesarse por los verdaderos motivos que llevan a algunas personas a conseguir resultados.

Es cierto que al cabo del día hago muchas cosas, a veces pienso que demasiadas. Me levanto pronto y llevo a cabo mi rutina mañanera, trabajo una media de 9 horas de lunes a Viernes, leo una media de 3 libros al mes, estoy escribiendo mi segundo ebook, escribo semanalmente en el blog y para otras colaboraciones, medito a diario, hago ejercicio físico 3-4 días por semana, estoy mejorando mi nivel de inglés y para ello empleo una media de 6 horas a la semana y voy a clases de teatro. Además de realizar todas las tareas y obligaciones que por el simple hecho de existir tenemos todos los seres humanos. No se me olvida la parte más humana de la vida, las relaciones. Dedico tiempo de calidad a la persona con la que comparto mi vida, también a mi familia y amigos.

No te cuento todo esto para que me envidies ni pretendo parecer arrogante, no me considero el mejor ejemplo de gestión del tiempo, me queda mucho que mejorar. Pero creo que sí puedo hacer todo esto sin llegar a agobiarme y estresarme es porque he ido aprendiendo poco a poco a sacar partido del tiempo que tengo disponible. Algunos de mis hábitos positivos de gestión del tiempo son: levantarme muy pronto, planificar minuciosamente cada dia, no ver la televisión, no hecharme la siesta, aprovechar minutos sueltos, y medir en que empleo el tiempo para tomar mejores decisiones para aprovecharlo mejor.

52

Esta imágen es de uno de mis cuadros de mando de gestión del tiempo semanal que utilizo en mi vida

Continuando en la conversación con mi amigo, no pude aguantarme las ganas y le hice la siguiente pregunta. Entonces si no tienes tiempo ¿qué es lo que sí tienes? No supo responderme, no entendía la pregunta, (lo sé, la pregunta se las trae, pero si aprendes a responderla vas a ganar la batalla al tiempo). Hablando un poco más me matizó que realmente lo que no tenía era el «tiempo suficiente para hacer todo lo que quería». No quise seguir la conversación pero hubiera sido interesante profundizar. Pero lo cierto es que mi amigo tiene el mismo tiempo que yo, que tú y que todos los seres vivos y no vivos de este universo. 24 horas cada día. No se puede comprar 1 hora más, no hay forma de hacer que el tiempo vaya más despacio, no se puede cambiar la duración de un segundo, el tiempo es siempre el mismo y no se puede poseer ni manipular. Entonces, ¿qué es lo que sí se puede hacer para ganarle la batalla al tiempo?. Se pueden hacer muchas cosas que darían para escribir cientos de libros, pero considero que hay dos decisiones fundamentales que debes tomar si quieres empezar a aprovechar más el tiempo. Priorizar y aprovechar lo que yo llamo «momentos vacíos». Te lo explico:

PRIORIZAR

Debemos tener claro que es lo más importante que queremos hacer en nuestro día y con nuestro tiempo y ponerlo en las primeras posiciones de nuestra lista. Y sobretodo debemos tener el coraje necesario para renunciar a lo que no es importante para nosotros. Esto es lo más difícil sobre todo cuando quieres atender a todas las personas que están en tu vida y quedar bien con ellas. No puedes tener la sensación de tener el control de tu tiempo si no eres un poco egoísta en el buen sentido, y te das más protagonismo a ti mismo que a los demás. Pero lo más importante de la priorización es el establecimiento de objetivos. Cuando tienes claros tus objetivos es mucho más fácil priorizar porque ya tienes identificado el camino principal, y solo tienes que centrarte en no desviarte.

APROVECHAR LOS MOMENTOS VACÍOS

Hay cantidad de momentos en los que se nos van unos minutos sin hacer nada. Son esos momentos en los que estás esperando algo o a alguien, vas de camino hacia algún sitio, estás haciendo algo que no requiere de concentración, o simplemente estás sentado viendo la televisión o el móvil. Son momentos que puedes aprovechar para hacer algo que te ayude a mejorar. Mientras esperas puedes leer un libro, mientras vas de camino puedes escuchar un audio, mientras estás comprando puedes hacer esa llamada que tienes pendiente, y en lugar de ver la televisión o el móvil puedes estar haciendo un curso o desarrollando ese proyecto que lleva tiempo ilusionandote. Son ejemplos de momentos que si los dejas que sucedan tal y como están planteados se van a llevar unos valiosos minutos. Estos momentos no te aportan nada, no te devuelven cambios positivos, identifícalos y decide qué hacer con ellos.

“La verdadera felicidad consiste en hacer durante la mayor parte de tu tiempo lo que te hace feliz”

Para mí el empleo de nuestro tiempo está directamente relacionado con nuestro nivel de felicidad. Piénsalo detenidamente. Si trabajas para alguien, ese alguien te está comprando tu tiempo, estás intercambiando dinero por tiempo. Si eres tu propio jefe, tus clientes te están pagando por tu tiempo, concretamente por el tiempo que empleas en darle las mejores soluciones a sus problemas. Si no estás satisfecho con tu trabajo o con tu vida profesional, tu mente no va a parar de buscar alternativas para emplear tu tiempo en otra cosa que te motive más. Por eso la mayoría de personas que no les gusta su trabajo solo piensan en que llegue el fin de semana, el próximo puente o las vacaciones para sentirse libres y tener tiempo para hacer algo que les guste mucho más.

52-2

Soy un fiel defensor de que el fin último de las personas que están comprometidas con su felicidad es tener la libertad de hacer con su vida lo que más les gusta. Y la libertad no es más que la capacidad de elegir en que empleas tu tiempo, nada más. Y es que el tiempo es el único recurso que no depende de nosotros. El tiempo sigue su curso independientemente de lo que hagamos nosotros por aprovecharlo. Por esto te sugiero que te desapegues del concepto “tiempo”, que no lo hagas tuyo ni intentes poseerlo como si fuera tu casa o tu dinero, que rompas el mito de “no tener tiempo” porque todos tenemos la misma cantidad de tiempo cada día, y sobretodo que te centres en aprovecharlo al máximo orientando cada acción hacia lo que para ti es importante. Considero que es la única forma de sentirte satisfecho con la gestión del tiempo.

Prioriza, di más veces no, incrementa el valor de los minutos que la vida te está dando, porque algún día dejará de darte minutos y si pudieras pararte y reflexionar justo en ese momento seguramente desearías haber aprovechado mejor el tiempo.

Hasta la próxima semana!

P.D. Ya queda menos para publicar mi próximo Ebook que voy a llamar “50 hábitos probados que harán que tu vida evolucione en positivo”, donde explicaré algunos de mis hábitos y claves para gestionar el tiempo entre otros muchos. Si quieres que te lo mande a tí directamente en cuanto lo termine envíame un email ahola@motivosyactitud.com. Será gratuito para los que me lo solicitéis.

4 comentarios en “La gran mentira de la falta de tiempo”

  1. Mucha razon. Tenemos mucho tiempo perdido en ocasiones. Pero como hacer tambien que nos nazcan otros gustos para hacer algo mas productivo??

    Responder
    • Interpreto de tus palabras que podemos ser más productivos si hacemos cosas que nos gustan, totalmente cierto. La clave entonces radica en conocerse a uno mismo para dar con esos gustos que nos mueven a realizar tareas desde la motivación. Casi todas las respuestas se encuentran cuando dedicamos tiempo al autoconocimiento, espero haberte aclarado tu pregunta. Gracias

      Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: